Semanario FIDES

EL DECANO DE LA PRENSA NACIONAL

La Guadalupe y San Martín de Porres tienen nuevos párrocos

El padre Carlos Rubio en el momento de hacer su Profesión de fe, frente al padre Magno.

El padre Carlos Rubio en el momento de hacer su Profesión de fe, frente al padre Magno.

“El párroco es pastor propio de la parroquia para regir y enseñar, pero también para apacentar al pueblo de Dios y el mejor encuentro de su pastor con sus ovejas es precisamente en la Eucaristía” padre Magno.
Texto y fotos Lilian Flores
liflores@unich.edu
Centenares de feligreses fueron testigos de los cambios que se dieron en dos grandes parroquias de la Arquidiócesis de Tegucigalpa, con la partida y llegada de nuevos sacerdotes quienes estarán a cargo de pastorear el rebaño que el Señor les ha confiado.
En ambas eucaristías celebradas el mismo día, pero en horas diferentes, y con los ritos correspondientes a la celebración, cada sacerdote asumió la parroquia de manos del padre Carlo  Magno Núñez Canciller de la Arquidiócesis de Tegucigalpa,en representación de El Cardenal Óscar Andrés Rodríguez. En su momento cada párroco hizo su profesión de fe, y recibió cada uno de los lugares celebrativos dentro, entre ellos; la puerta y las llaves de la Iglesia, la Fuente Bautismal, la Sede Penitencial y la Estola Morada, la Sede Presidencial y Altar Mayor.

SAN MARTÍN
Lágrimas y tristeza se notó en las personas que pertenecen a la parroquia San Martín de Porres, al despedir al padre Pablo Hernández quien por más de seis años estuvo acompañándolos y guiándolos en su camino de fe, sin duda deja un vacío en quienes a través del tiempo aprendieron a quererlo.
Con gran disponibilidad y deseo de trabajar en el acompañamiento de la fe, de  sus feligreses asume esta parroquia el padre Carlos Rubio, quien por varios años fue vicario de la Catedral.
“El amor y la misericordia de Dios me han sostenido y empujado en esta misión que Dios me confía, sé que puedo contar con los grupos y movimientos de la parroquia, para el servicio pastoral que desempeñaré, la misión es continuar con el trabajo que mis antecesores han dejado, a ejemplo de San Martín de Porres, que hizo mucho y habló poco” fueron las palabras del nuevo párroco.

LA GUADALUPE
Minutos más tarde de haber entregado la parroquia San Martín de Porres, el padre Pablo Hernández asumió como párroco La Guadalupe. Esta parroquia estaba a cargo del padre Javier Martínez, pero en vista de que realizará estudios superiores en Roma hizo entrega de ella.
El mismo ambiente de pesar y nostalgia se vivió en esta parroquia, donde la Pastoral Juvenil colgó un  enorme cartel, agradeciendo al padre Javier por el trabajo que realizó durante estuvo a cargo de este movimiento.
El padre Pablo manifestó “asumir una nueva parroquia para mí es un regalo de Dios, él me ha dado una nueva misión, trataré que esta se cumpla como el Señor me manda.Todos los lugares de evangelización son como tierra fértil, en donde hay que prepararla para sembrar la semilla, y se puedan dar frutos abundantes”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 28 agosto 2015 por en Arquidiócesis.
A %d blogueros les gusta esto: