Semanario FIDES

EL DECANO DE LA PRENSA NACIONAL

¿Qué valor le das a tu familia?

Asistentes al evento.

Asistentes al evento.

No significa que no tendremos más problemas, sabemos perfectamente bien, que esa conexión, ese acercamiento con Dios nos permite aceptar cada reto en nuestra vida.
Texto y fotos Rolando Obando
redaccion@semanariofides.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
En la historia de nuestras vidas, en retiros, en jornadas, en encuentros, en charlas, etc., etc. hemos y seguimos hablando del verdadero valor de las familias, y las necesidades que encontramos, en cada situación adversa que se vive en los hogares.
Por esa razón  en el Movimiento Familiar Cristiano, MFC,   seguimos tocando temas tan torales y necesarios para poder encontrar sentido al plan de Dios. De ser felices a pesar de las vicisitudes que a diario encontramos, quienes amamos, creemos, y confiamos en Dios.
No significa que no tendremos más problemas, sabemos perfectamente bien, que esa conexión, ese acercamiento con Dios, nos permite poder soportar, aceptar, tolerar y enfrentar cada reto, cada problema, cada situación anómala,  al estar con Dios en nuestras Vidas.
Esa es la diferencia de quienes vivimos confiadamente en Dios frente a aquellos que aún no le conocen. Dios nos dice en su palabra que donde 2 o 3 personas se reúnen en su nombre Él estará siempre presente, y este día fue de mucha bendición fueron más de 60 personas que nos reunimos en un Conversatorio familiar, siempre teniendo como invitado especial a Dios.
Inicialmente como en toda reunión, como en cualquier evento, existe un hermetismo, dudas, pena, una pared de hielo tan inmensa que nos separa de la realidad, una vez que; la oración aflora los sentimientos, el canto maravilloso que nos hace reflexionar, más los anécdotas y vivencias de cada participante hacen que el entorno se transforme en un solo sentir, pensar y actuar en unísono.
El Centro Social del Sauce, fue testigo mudo y fiel de lo que ahí aconteció, hubo quebranto, risas, llanto que desde lo más profundo de los corazones salían con la esperanza de poder saciar las pesadas cargas, que cada día vamos adquiriendo en nuestro pregonar, los testimonio de vida nos hicieron recapacitar y darnos cuenta que muchas veces nosotros nos ahogamos en un vaso con agua.
Cuando hay otras personas, que están navegando a la deriva en un inmenso y profundo mar de problemas, un mar lleno de fuego, lava ardiente y tormenta llena de rayos fulminante que golpean nuestro débil corazón, dejando profundas marcas imborrables, que se transforman en odio, dolor, angustia y desesperación, marcas, huellas que muchos no pueden superar, es ahí entonces cuando sabemos que existe la gran necesidad de superar las situaciones ordinarias y convertirlas en extraordinarias.
Es ahí cuando descubrimos que existe un Dios lleno de amor, ese Dios que muchos creen y dicen llamar castigador, pero no es así, Dios es Amor, Dios no castiga a nadie, Dios permite que sucedan situaciones en nuestro diario vivir, por qué?
Sólo de esa manera lo podemos buscar y aceptar como nuestro Redentor y Salvador. Sólo no podemos caminar por la vida, necesitamos de Dios, y de nuestras familias.
Es triste y desgarrador el escuchar como personas normalmente nosotros los llamados machos!!! El hombre…
Como lastimamos, destruimos, golpeamos, mancillamos el honor, de nuestras esposas, esas damas que han dado todo por amor, sin esperar nada a cambio más que, el mismo amor y entrega total que ellas hicieron por sus parejas.
Más doloroso aun es; saber que existen infinidad de “hombres” que dejan el hogar formado por una esposa e hijos, por ir en busca de una aventura, como muchos sarcásticamente llaman “una canita” al aire, no se percatan que no sólo están destruyendo a una persona, se les olvido qué? un día hicieron una promesa con Dios y no con los hombres, el de amar y respetar en las buenas y en las malas, honrarlas, hasta la muerte.
Caminamos equivocadamente por este mundo, creyéndonos mejor que los demás, pensando que podemos jugar con los sentimientos de las personas en este caso las damas. Creemos que nos asiste el derecho de golpear, humillar, y maltratarlas a nuestro gusto y antojo a nuestras mujeres, sólo les digo queridos hermanos y caballeros, que la juventud y la belleza se termina con el transcurso de la vida, más el amor verdadero perdura por siempre, nada tiene más valor que aquella dama, mujer, esposa, que te da todo, desde su corazón, hasta su vida.
Aquella que ofrendó su cuerpo para dar vida a un nuevo ser llamado hijo(a).  Aquella que dio los mejores años, aquella que te aceptó tal cual eres, aquella que te acepta con o sin dinero, aquella que llora en silencio su dolor, para no molestar tu sueño.
Hombre no es quien tiene varias mujeres. Hombre es aquel, que sólo tiene una, que valora, respeta y ama, y  que sabe dar el mejor ejemplo de hombre a su hijo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 24 agosto 2015 por en Diócesis, La Ceiba.
A %d blogueros les gusta esto: