Semanario FIDES

EL DECANO DE LA PRENSA NACIONAL

Volvamos a la Familia

p4reflexion

Reflexión
Volvamos a la Familia
P. Juan Ángel López Padilla
El próximo Sínodo Ordinario de obispos tendrá que volver a insistir en la doctrina sobre la familia y tendrá que enfrentar un cambio cultural que ha llevado no a un “nuevo” concepto de familia, sino a un concepto increíblemente distorsionado.
El riesgo que corren nuestras familias es tal, que prácticamente se ha  desvirtuado su papel, su importancia y su identidad. Cuando esto ocurre, la incidencia de cada persona en el devenir de una sociedad, es casi nula o responde a intereses contrarios a la dignidad de la persona humana.
Muy cierto es aquello que ahora a cualquier cosa le quieren llamar familia y que no hay institución más atacada por los “lobbies” abortistas y de grupos homosexuales, que presionan cada vez más en los medios de comunicación y en las legislaciones modernas, por imponer su criterio de libertad. Simpáticamente sus reclamos de derechos, obvian lo más básico de la convivencia social que es el respeto. Hablan de homofobia de aquellos que, sin obviar su dignidad de personas humanas, no estamos de acuerdo en definirles por su inclinación sexual, sino que apuntamos al respeto de la Ley Natural, antes de pretender dialogar sólo desde el concepto bíblico o religioso.

Los ataques son tales que van desde el uso de eufemismos, hasta la vil y desfachatada manera de acusar a la Iglesia de retrógrada u obsoleta.
Basta pensar las excusas esgrimidas en los últimos días por las autoridades del principal hospital de nuestro país, con la inoculación de un anticonceptivo, por demás oneroso, y que de manera prácticamente indiscriminada, se han ofertado sin incluir ningún esfuerzo institucional para formar, no sólo informar. Y de nuevo volvemos a aquello de que la Iglesia está a favor de que las mujeres tengan todos los hijos posibles y por eso está en contra la planificación familiar.
Creo que la honestidad a la hora de argumentar falta en varios campos, y en este, más. Antes de opinar sobre los tales anticonceptivos al menos leí lo que significaban y cómo se utilizaban.
Sería bueno que los que atacan la doctrina sobre la familia y la bioética, tuvieran la delicadeza de leer algo más que los panfletos enviados por las transnacionales contrarias a la vida humana.
En nuestro ambiente el desprecio olímpico por el valor de la vida, tanto como el abuso de autoridad que lleva a dejar en la calle a tantísimas familias por el despido de miles de empleados por el simple hecho de una necesaria restructuración institucional, son ataques contra la familia  ¿Quiénes han sido los responsables de la sobre contratación en las empresas estatales? Es completamente fuera de lógica que las pésimas políticas laborales realizadas para satisfacer las exigencias del clientelismo político tengan que venir a resolverse de un plumazo y sin la necesaria salvaguarda de los derechos de todos los que han dependido de su trabajo durante tantos años, ni opción para encontrar empleos dignos. Justo por eso es que no debemos escatimar ni tiempo ni esfuerzos en la formación de los valores humanos que nacen en la familia, y en esa formación no cabe la “fe de erratas” porque errores “inocentes” no existen cuando hay transparencia en el actuar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 14 agosto 2015 por en Punto de Vista, Reflexión.
A %d blogueros les gusta esto: