Semanario FIDES

EL DECANO DE LA PRENSA NACIONAL

Con júbilo celebran a la Virgen del Carmen

Momento en el cual el padre Carlo Magno les coloca el Escapulario a los niños y adultos.

Momento en el cual el padre Carlo Magno les coloca el Escapulario a los niños y adultos.

“Es una alegría ser una hija de la virgencita, todas nosotras estamos pegadas como una hojita en el tronco y seguir a la Virgen del Carmen es un signo de bendición y humildad”Madre Yolanda, misionera carmelita.
Texto y fotos Eddy Romero
emromero@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
La alegría y ternura se observó en la capilla del Hospital El Carmen,  a la cual los fieles comenzaron a llegar desde tempranas horas de la mañana para celebrar la festividad de la Virgen del Carmen.

La ternura se notó en las madres que llegaron con sus hijos, como lo explica doña Aída López, quien,  con su sobrino en brazos,  llegó a los pies de la madre, a disfrutar de este día en familia y con su consentido pariente “ponerle el escapulario a mi niño, para mí es un signo de esperanza, de fe, enseñarle ese amor a la madre, no como un amuleto,  sino una devoción” expresó López

AMOR DE LOS AMORES
En diferentes capillas se festeja a la Virgen del Carmen ya que el mes de julio es dedicado a esta advocación de la madre de Jesús. Su imagen lleva en sus brazos un niño y un escapulario como ese signo de protección y amor.
En  la Capilla del Hospital El Carmen, donde están las hermanas Carmelitas la alegría se desbordó, muchos fieles desde tempranas horas se acercaron a comprar sus escapularios,  medallas de la virgen y de paso asistir a la Eucaristía y esperar que el padre les de la bendición de sus medallitas y ese objeto de bendición que distingue a la Virgen del Carmelo.

“NO ES UN AMULETO”
Con cantos alusivos a esta advocación marina se inició una de las Eucaristía realizadas en este lugar carmelitano ya que en el transcurso del día se festejaron tres misas y en una de ellas el padre Carlo Magno Núñez, se refirió a la Virgen como una dama que representa paz y ternura “No olviden que ella lleva en sus brazos a un hermoso niño, pero usen ese objeto que lleva en su otro mano no como un amuleto, ese cordón color café es signo de bendición y protección maternal, no un talismán no lo olviden” les recalcó el padre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 24 julio 2015 por en Arquidiócesis.
A %d blogueros les gusta esto: