Semanario FIDES

EL DECANO DE LA PRENSA NACIONAL

“Cuídense de sufrir Alzheimer espiritual”

El Papa Francisco, pronunció una oración especial a La Virgen del Quinche.

El Papa Francisco, pronunció una oración especial a La Virgen del Quinche.

Culminando su visita pastoral al Ecuador, el Santo Padre se encontró con los sacerdotes, religiosos y seminaristas en el santuario de la Virgen de El Quinche ,improvisó su discurso pidiéndoles servicio y gratuidad.
El Papa Francisco ha visitado el Santuario “El Quinche” y después se trasladó a pie hasta el ‘Campo Mariano’ donde realizó un discurso improvisado a los religiosos y el clero de Ecuador. “Gratuidad y servicio”, son de Dios. Los “carreristas” y los “que se olvidan sus raíces” no entienden el amor gratuito de Dios, indicó.
El Pontífice resaltó el recibimiento piadoso del pueblo ecuatoriano en estos dos días de su viaje al pedir la “bendición” en cada ocasión desde los niños hasta los ancianos. “Le pregunté a Jesús en la oración:¿qué tiene de especial este pueblo?” Y recordó como imposición divina la consagración de Ecuador al Divino Corazón.

GRATUIDAD DEL AMOR
Apartando el discurso preparado, puso como ejemplo a la Virgen María, la madre de Jesucristo, por la gratuidad de su amor. “¡Si un seminarista, un religioso, una monja cree que recibió un dono gratuito, que alce la mano!”, dijo a los religiosos presentes, entre ellos casi mil de avanzada edad.
“Somos objeto de la gratuidad de Dios”, instó. Luego advirtió que María no se apartó de la gratuidad de Dios, algo que cuando se hace carrera en el clero se olvida. “Mira ése como lo hicieron obispo, cardenal”.  Así indicó que ‘en la gratuidad’ nada de lo que se recibe gracias a Dios es algo que llega por merecimiento personal.
El papa invitó a “resituarse en la gratuidad” a través de la oración “en las noches, antes de ir a dormir”.
Sucesivamente, invitó al clero ecuatoriano reunido en el Santuario del Quinche: “No caigan en el Alzheimer espiritual, no pierdan la memoria de dónde me sacaron…la escena es esa del profeta Samuel cuando es enviado a ungir al hijo electo, el nuevo Rey”.
“La mirada de Dios es diferente a la de los hombres”, evocando la historia bíblica del profeta que “encontró al Rey elegido por Dios en un joven que hacía de pastor”, menos fuerte, menos apuesto de sus cinco hermanos, hasta el punto que pensó – ironizó el papa: “es éste Señor, pero si es un mocoso”.
Con palabras emotivas, invitó a no olvidar las propias raíces. “No te olvides de donde te sacaron, no te olvides de la fe de tus abuelos”, e invitó a no sentirse “promovidos” o plenos en sus roles institucionales.
De esta manera, puso el ejemplo del religioso que busca hacer carrera…”Se olvido de dónde venía”, de ahí “llega el Alzheimer espiritual”.
“Es muy triste cuando los religiosos se olvidan de su lengua”, en referencia a los sacerdotes que siendo de familia indígena se olvidan de su lengua. “Ahí esta el Alzheimer espiritual”.

SERVICIO
En este sentido, recordó que la primera virtud de un creyente es el servicio. “Si tengo mi esposa, tengo que cerrar el despacho”,  o en el caso de las monjitas (dijo entre risas de los presentes), “hoy pasan una novela bonita en televisión” y “se olvidan de servir, incluso cuando la gente nos hartan”.
Sucesivamente, contó una anécdota personal de un religioso que conocía cuando él era profesor en una facultad de teología en Argentina. “El profesor me decía te faltan dos tesis por aprender. ¿Cuáles? Dos tesis para servir siempre. No olvidar que el santo pueblo fiel de Dios es naturalmente olímpico  (hace lo que quiere) y ontológicamente hartante (que cansa)”, dijo
Gratis también las confesiones, los sacramentos, el encuentro…
“Jesús nos enseña lo que recibiste gratis, dalo gratis”, sostuvo.  “Que nuestra pastoral sea gratuita”, exhortó para que no cobren la “gracia”. Es decir, los sacramentos que ofician y suministran los sacerdotes y consagrados en la Iglesia católica como el bautismo o la confesión.
El papa recuerda que estas dos columnas, gratuidad y servicio, hacen parte de la vida del sacerdote y el religioso (a).
“Él se bajó, se hizo pobre”, dijo en referencia Jesús de Nazaret que en la tradición cristiana es considerado el Mesías, el hijo de Dios, y sin embargo no quiso trono ni lujos mundanos.
Al final, pidió a los presentes de rezar el Padre Nuestro, la oración que enseñó Jesucristo a sus discípulos: el padre Nuestro.
El papa sorprendió no por pedir que rezarán por él como acostumbra, sino porque solicitó una oración especial para él mismo, como pontífice, no se olviden de la gratuidad del amor de Dios yde dónde los sacaron.
Lo anterior, relacionado a su elección  y servicio como sucesor de Pedro, es decir, el discípulo que la tradición católica venera como uno de los principales apóstoles de Jesús y en el que está fundado el papado de la iglesia romana.

Santuario del Quinche
Acto seguido, el papa se trasladó al aeropuerto internacional “Mariscal Sucre” de Quito para continuar su viaje apostólico rumbo a (el viaje como pastor de la Iglesia católica para avivar y acompañar la fe de los files en un país) La Paz (Bolivia).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 10 julio 2015 por en Desde el Vaticano.
A %d blogueros les gusta esto: