Semanario FIDES

EL DECANO DE LA PRENSA NACIONAL

40 años de vida y misión sacerdotal

Monseñor Roberto Camilleri, obispo de Comayagua.

Monseñor Roberto Camilleri, obispo de Comayagua.

Oremos por nuestro querido pastor, Monseñor Roberto, para que Dios le conceda siempre mucha salud y santidad para poder seguir guiando y acompañando a los pastores y feligreses de nuestra Diócesis.
Colaboración Pablo Benitez
semanariofides@unicah.hn
Recientemente, Monseñor Robero Camilleri,ofm, nuestro querido obispo de Comayagua, cumplió cuarenta años de haber sido ordenado sacerdote por el Papa, Beato Pablo VI en la Plaza de San Pedro Roma. El Papa Pablo VI invitó a todos los diáconos del mundo católico ordenarse sacerdotes en Roma con ocasión del jubileo del 1975 (el jubileo se celebra cada 25 años). Se presentaron 412 diáconos y Monseñor Roberto, en aquel entonces Fray Roberto, franciscano, quien estaba cursando su último año de teología en Jerusalén, Israel se presentó con nueve de sus compañeros franciscanos de Tierra Santa para la ordenación.

Celebración histórica
La Misa solemne en honor a San Pedro y San Pablo y dentro de la cual se celebró la ordenación sacerdotal comenzó a las 7.00pm en la Plaza de San Pedro, Roma. En Roma, durante el mes de Junio, el día se oscurece y a eso de las 9.30pm. La Misa terminó a las 11.00 pm. El Papa impuso las manos sobre cada uno de los candidatos al sacerdocio sin ninguna prisa. Diez cardenales le ayudarón ungiendo las manos de los nuevos sacerdotes con el Santo Crisma. En el momento de la paz, todos los nuevos sacerdotes subieron para dar y recibir la paz de su Santitad, el Papa Pablo VI.

ACOMPAÑAMIENTO
Toda la familia de Monseñor Roberto estaba presente, proveniente de la isla de Malta, a una hora de distancia a Roma por avión. La plaza de San Pedro estaba repleta de peregrinos, muchos de ellos familiares de los ordenados.
Al terminar la Misa y una vez estando todos los nuevos sacerdotes en la sacristía, el Beato Pablo VI no quiso dejar marchar a los nuevos sacerdotes sin antes felicitar a todos por la gracia recibida y les regaló un pequeño recuerdo de su ordenación, una medalla bonita del año santo.
Oremos por nuestro querido pastor, Monseñor Roberto, para que Dios le conceda siempre mucha salud y santidad para poder seguir guiando y acompañando a los pastores y feligreses de esta diócesis que comprende los dos departamentos de Comayagua y La Paz. También oremos por el aumento de las vocaciones sacerdotales y por la santificación de nuestro clero hondureño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 10 julio 2015 por en Comayagua, Diócesis.
A %d blogueros les gusta esto: