Semanario FIDES

EL DECANO DE LA PRENSA NACIONAL

“Es triste ser creyente sin alegría, y no hay alegría cuando no hay fe”

Es triste ser creyente sin alegría y la alegría no está cuando no está la fe, cuando no está la esperanza, cuando no está la ley, sino solamente las prescripciones, la fría doctrina’.

Es triste ser creyente sin alegría y la alegría no está cuando no está la fe, cuando no está la esperanza, cuando no está la ley, sino solamente las prescripciones, la fría doctrina’.

Nuestro padre Abraham fue capaz de ser feliz porque tenía fe: se hizo justo en la fe. Estos habían perdido la fe. ¡Eran doctores de la ley, pero sin fe! Y aún más: ¡habían perdido la ley! Porque el centro de la ley es el amor, el amor por Dios y por el prójimo.
Ciudad del Vaticano (AICA): “No es la fría doctrina lo que nos da alegría si no la fe y la esperanza de encontrar a Jesús. Un creyente que no sabe ser feliz es triste”, dijo el Santo Padre, en la homilía de la misa celebrada en la capilla de la Casa Santa Marta.
El papa Francisco centró su reflexión en las lecturas  que relatan la alegría de Abrahán que se regocija en la esperanza de convertirse en padre, como le ha prometido Dios. Abrahán es viejo, así como su mujer Sara, pero él cree, abre ‘el corazón a la esperanza’ lo cual ‘le llena de consuelo’. Jesús recuerda a los doctores de la ley que Abrahán ‘se regocijó en la esperanza’ de ver su día ‘y estuvo lleno de alegría’.
Los doctores de la ley, observó el Pontífice, “no entendían la alegría de la promesa; no entendían la alegría de la esperanza; no entendían la alegría de la alianza. ¡No entendían!” Y es que, “no sabían ser felices, porque habían perdido el sentido de la felicidad, que solamente viene de la fe”.
Por eso, Francisco recordó que “nuestro padre Abraham fue capaz de ser feliz porque tenía fe: se hizo justo en la fe. Estos habían perdido la fe. ¡Eran doctores de la ley, pero sin fe! Y aún más: ¡habían perdido la ley! Porque el centro de la ley es el amor, el amor por Dios y por el prójimo”.
“Sólo tenían un sistema de doctrinas exactas y que precisaban cada día más que ninguno las tocase. Hombres sin fe, sin ley, unidos a doctrinas que también les provocaban una postura casuística: se puede pagar los impuestos al César, ¿no se puede? Esta mujer, que se casó siete veces, cuando vaya al cielo ¿de quién de los siete será esposa?, esta casuística. Este era su mundo, un mundo abstracto, un mundo sin amor, un mundo sin fe, un mundo sin esperanza, un mundo sin confianza, un mundo sin Dios. ¡Es por esto que no podían alegrarse!’
Tal vez, los doctores de la ley -observa el Papa- también podían divertirse, ‘pero sin alegría’, es más ‘con miedo’. ‘Esta es la vida sin fe en Dios, sin confianza en Dios, sin esperanza en Dios’. Y ‘sus corazones estaban petrificados’. ‘Es triste ser creyente sin alegría y la alegría no está cuando no está la fe, cuando no está la esperanza, cuando no está la ley, sino solamente las prescripciones, la fría doctrina’.
‘La alegría de la fe, la alegría del Evangelio es el criterio para ver la fe de una persona. Sin alegría esa persona no es un verdadero creyente. Volvemos a casa, pero antes hacemos la celebración aquí con estas palabras de Jesús: ‘Abrahán, su padre, saltaba de gozo pensando ver mi día; lo vio, y se llenó de alegría’. Y pedir al Señor la gracia de ser regocijados en la esperanza, la gracia de poder ver el día de Jesús cuando nos encontremos con Él y la gracia de la alegría’.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 28 marzo 2015 por en Desde el Vaticano.
A %d blogueros les gusta esto: