Semanario FIDES

EL DECANO DE LA PRENSA NACIONAL

Los Cursillos de Cristiandad, una espiritualidad enraizada en el mundo

El Padre Jenry Ruiz, junto a miembros del Movimiento Cursillos de Cristiandad.

El Padre Jenry Ruiz, junto a miembros del Movimiento Cursillos de Cristiandad.

“El cursillo no te sirve si no te atreves  a navegar en lo profundo”, dijo el Padre Jenry Ruiz, Consiliario Nacional, en su prédica  conmemorativa de los 50 años de la presencia del Movimiento de Cursillos de Cristiandad en Honduras.
La Espiritualidad de los cursillos de cristiandad, invita a entrar en la dimensión profunda de la vida del mundo, “ a hacerte santo en el lugar donde te desenvuelves; huir, escapar del mundo, de la familia, del trabajo, de tu vida diaria, no es válido en  la vida de un cristiano cursillista”, continuo el Padre Jenry.
La propuesta de la espiritualidad del Movimiento de cursillos de Cristiandad, te invita a no buscar  vivir en la séptima dimensión, sin pasar por la primera y las siguientes, a vivir fuera de la tierra,  a buscar calmantes frente a los problemas, a recurrir a los bomberos para pasar la crisis.
Hay tantas opciones en el mundo, especialmente las que proponen una espiritualidad paralizante, y anestesiante, en donde la acción es sustituida por una vida dentro de la iglesia, refugiándose en la oración sin propósito.
La espiritualidad de los cursillos busca que los cursillistas alcancen la santidad desde la vida diaria, con una espiritualidad propia, para el hombre y la mujer de hoy, no de hace 50 años,  aun cuando estamos celebrando nuestras bodas de oro.
Es una espiritualidad reflexiva, enraizada en la seglaridad de los cursillos de cristiandad,  que lleva a través de la meditación a descubrir  la presencia de Dios  en los acontecimientos cotidianos,  que le permite reflexionar sobre las situaciones de la vida diaria.
Un contacto que le ayude a tener una experiencia de Dios, en todos los aspectos de su vida, no sólo en la Iglesia, en la Ultreya o en la Eucaristía, sino también en la calle, en el cansancio, en los problemas, en casa, y en todas partes.
La gran tarea de los cursillistas es llevar a Cristo a la sociedad, a las instituciones públicas y privadas, en la política, en los negocios, en la empresa, llevando al Señor a ese lugar, no saliéndose de él.
Cuando hiciste un cursillo  se te dio una maquinaria  y una llave para que la hicieras funcionar, la pregunta es ¿todavía estas parado o haz iniciado tu camino?, la espiritualidad de los cursillos es adaptada a las personas, según su edad, sexo y circunstancia de vida.
El cursillo es la primera escuela de santidad y se nos ha marcado con la meditación en donde se  nos invita a conocernos, a que seamos capaces de entrar en nuestra propia vida, a encontrar a Dios en ella.
La experiencia de cada ser humano, su historia,  es la revelación privilegiada de Dios, las ventanas de una casa permiten el paso de la luz, cada herida, es una ventana por donde fluye la gracia, la espiritualidad de los cursillos de cristiandad es un manantial, debemos beber de él, porque es donde Dios se va revelando, pero sobre todo debe ser adaptada  a la secularidad de tu vida, insistió el Padre Jenry.
La espiritualidad del hombre y la mujer es diferente, debe tener su énfasis en su propia personalidad, llevando a Dios lo que le sucede, debe ser madura, viviendo como un adulto no como un niño, por eso los cursillos no son para menores.
La espiritualidad debe ir creciendo, tanto en relación con Dios, como  con el mundo, no como  al principio,  debemos tener una espiritualidad muy personal, no como fotocopia de otros, ya que nos ha hecho únicos hasta en la forma como nos encontramos con Él.
Cada ser humano es una manifestación distinta de Dios, que nos habla todos los días y cuya palabra debe entrar en nuestra propia vida, la persona que no se conoce a sí misma, no puede conocer a Dios, “tu propia vida es la experiencia de Dios”
Dios se manifiesta en los fracasos, estos son también tiempos para crecer, la santidad es levantarse y seguir, la escuela de santidad no es para gente perfecta, si no de la que falla y se levanta.
Necesitamos ser compasivos, hacer algo por los demás, sin juzgar, ni condenar, el amor de Dios no se queda en los momentos bonitos, en los libros y en la biblia, sino en la acción compasiva con el hermano.
El problema en el mundo no es la falta de predicación de la palabra de Dios, si no la falta de acciones concretas por los demás, la compasión que nos mueve a hacer algo por los demás es la espiritualidad. Debemos tener cuidado de ir de un lado a otro sin comprometernos en nada, es necesario profundizar lo que tienes, Cursillos de Cristiandad quiere llevarte a beber del manantial que Dios ha puesto en tu interior.
Los 50 años de Cursillos de Cristiandad han sido una bendición para la Iglesia y para Honduras, a partir de la llegada del MCC a Honduras hay mejores personas, que tu entrega no sea a medias, sino al 100 por ciento, es lo que se espera de un cursillista, concluyó el Padre Jenry Ruiz.

Anuncio publicitario

2 comentarios el “Los Cursillos de Cristiandad, una espiritualidad enraizada en el mundo

  1. Sandra Suyapa González Hernández
    7 noviembre 2014

    me gusta la presencia de estos grupos, que vienen a enseñarnos la verdadera espiritualidad, en el amor al prójimo.

  2. Sandra Suyapa González Hernández
    7 noviembre 2014

    requisitos para formar parte de Cursillos de Cristiandad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 24 octubre 2014 por en Arquidiócesis.
A %d blogueros les gusta esto: