Semanario FIDES

EL DECANO DE LA PRENSA NACIONAL

La juventud palpita En el “CAMP 347”

Se contó con un equipo de cocina, que ayudó a los campistas con la alimentación.

Se contó con un equipo de cocina, que ayudó a los campistas con la alimentación.

Más de 110 Jóvenes de la parroquia Santa María Reina de esta capital, participaron en el primer campamento juvenil parroquial con el nombre de “CAMP 347”, que tuvo por objetivo incrementar la espiritualidad y el liderazgo en los jóvenes a través del encuentro personal con Jesús.

Con las mochilas al hombro, sus bolsas para dormir y un corazón dispuesto, partieron recientemente hacia el campo escuela Scout de Honduras ubicado en las cercanías de Valle de Ángeles.
Bajo la guía del Padre Marlon Díaz, párroco de Santa María Reina, los jóvenes procuraron “desacomodarse” del confort en sus hogares, la experiencia de dormir en tiendas de campaña, inmersos en la naturaleza, sirvió para encontrarse con los hermanos y con Dios principalmente. Cada joven iba a la expectativa de lo que sucedería, por ser la primera experiencia para esta joven parroquia, los retos eran mayores; sin embargo, el anhelo de servir por parte del equipo interno era grande y los participantes se encargaron de darle el punto final a esta jornada de evangelización.
Para comenzar el campamento, contaron con la presencia de Jesús Eucaristía en un momento intenso de espiritualidad. Al caer la noche la fraternidad y el talento se hizo presente con el karaoke.
Las competencias no pudieron faltar, pero como reiteró Kriszia Pavón, coordinadora de la Pastoral Juvenil de la Parroquia, las actividades espirituales fueron las más importantes. Hubo confesiones,  una efusión del Espíritu Santo con un grupo de la Renovación Carismática Católica. Los chicos y chicas tuvieron el eje central de la fe, la Eucaristía y recibieron el envío para volver a sus grupos y sectores a impregnar del Evangelio en sus ambientes. El momento central del campamento, fue la fogata juvenil, cada muchacho se comprometió a seguir evangelizando en sus grupos y comunidades. “El reto es que lleguen a su grupo, multipliquen esta experiencia, para que asuman su compromiso con el grupo, con el sector y la parroquia” dijo el presbítero Díaz. Para Pedro Raudales, joven campista que vive esta jornada por primera vez,  considera que esta“es una bonita experiencia, es muy atractivo para los ideales que tenemos los jóvenes”.
A Raudales lo que más le impactó fueron;  “los momentos espirituales, sentí mucha paz, tranquilidad e intimidad con Dios, esto me compromete a mejorar cada día más ya que los jóvenes fallamos y no lo vemos o lo vemos normal, estas experiencias nos hacen reaccionar”.

El Dato
Este campamento lleva el nombre de CAMP 347. El tres representa a la Santísima Trinidad, el cuatro, los elementos que utilizaron para la realización del evento (fuego, aire, tierra y agua) y el siete lo representan como el número perfecto según las sagradas escrituras.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 24 octubre 2014 por en Talentos Juveniles.
A %d blogueros les gusta esto: