Semanario FIDES

EL DECANO DE LA PRENSA NACIONAL

Monseñor Ángel Garachana 20 años al frente de la Iglesia de San Pedro Sula

Un gesto de gozo. Monseñor Jaime Brufau expresa su alegría y confianza en manos de quien dejaba su rebaño.

Un gesto de gozo. Monseñor Jaime Brufau expresa su alegría y confianza en manos de quien dejaba su rebaño.

Por: Johanna Kattán
El de 3 de febrero de 1995, es una fecha que miles de sampedranos recuerdan con alegría y que mantienen en su mente imágenes de la ordenación de su Obispo Ángel Garachana Pérez. Un obispo entregado por completo al servicio de Dios y muy cercano a los feligreses.Su amor a Honduras lo ha tenido desde muy joven, tanto así que eligió como fecha de su ordenación episcopal, el día de la Patrona de Honduras.  Cada año durante la alborada a la Virgen de Suyapa, los sampedranos celebran a la medianoche el aniversario de su obispo.
Este 2 de febrero, en el atrio de la Catedral San Pedro Apóstol, Monseñor Ángel estará con su gente. En nombre del pueblo de esta diócesis le cantan los mariachis y además le llevan un pastel, que luego el mismo Monseñor Ángel muchas veces lo reparte que los niños que están cerca.
Su humildad es una de las cualidades que los feligreses admiran de este obispo de origen español, nacido en un hogar sencillo y lleno de amor, en un pueblo de Burgo llamado Barbadillo de Herrero. Aunque su padre Calixto Garachana y su madre Joaquina Pérez, ya fallecieron, Monseñor comparte en sus homilías o en su blog alguna anécdota con sus progenitores, resaltando la lección de vida que aprendió de ellos.
Como pastor de la Diócesis de San Pedro Sula,  ha enseñado mucho con su ejemplo de vida, como el ser organizado,  una cualidad de la que su gente aprende.  Su hábito por la lectura le ha permitido ser un gran conversar de todo tipo de temas. Desde joven tuvo afán por estudiar , en su tiempo de formación filosófica, hizo su tesis sobre la Metafísica de Averroes,  un filósofo cordobés de siglo XII.
Y luego de estudiar la licenciatura de teología en Roma y Salamanca  en la Universidad Pontificia de Salamanca,  trabajó su tesis sobre el pensamiento religioso de Gabriel Marcel, pensador existencialista cristiano.
Su amor a Honduras surge desde 1972, cuando estaba recién ordenado sacerdote, lo enviaron a San Pedro Sula. Tres años después regresó a España, para desempeñar diversos cargos en la Provincia religiosa de Castilla de los misioneros claretianos. En ese tiempo desarrolló su vocación de maestro, dando  formación a seminaristas, fue profesor de teología y de gobierno de las comunidades claretianas.
Lo conocen por buen maestro. Sus homilías son transmitidas con palabras sencillas, dando ejemplos reales del país y basado en una metodología donde niños y adultos visualizan de manera clara sus mensajes.
Su crecimiento como persona y misionero lo llevó a ser  elegido Superior Provincial de los misioneros claretianos de Castilla en 1992,  en razón del cargo volvió de nuevo a Honduras para visitar las comunidades claretianas en nuestro país durante los años 1992,1993 y 1994.
Fue en 1994 cuando su vida de sacerdote cambió, siendo elegido para ser el Obispo de la Diócesis de San Pedro Sula.  El nombramiento fue anunciado el 30 de Noviembre de 1994, y ordenado obispo el día 3 de Febrero de 1995 en la Catedral San Pedro Apóstol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 24 enero 2014 por en Diócesis, San Pedro Sula.
A %d blogueros les gusta esto: