Semanario FIDES

EL DECANO DE LA PRENSA NACIONAL

LA FE EN LA “GADIUM ET SPES”

LA FE EN LA “GADIUM ET SPES”

CARLOS E. ECHEVERRÍA COTO
carlosecheverriac@gmail.com
El documento oficialmente conocido como “Gaudium et Spes”(El gozo y la esperanza) es la Constitución Pastoral sobre la Iglesia en el Mundo Actual, del Concilio Ecuménico Vaticano II. En los diálogos anteriores, en base a las otras tres constituciones, nos hemos detenido en la revelación, origen divino de nuestra fe; en la Iglesia, transmisora y curadora de la fe; y en la liturgia,  celebración y alimento de nuestra fe. Ahora la mirada se vuelca sobre la fe actuante, en un mundo concreto, bajo la sentencia de la carta de Apóstol Santiago: “Porque así como el cuerpo sin espíritu está muerto, la fe, sin obras, está muerta” (St 2, 26).
Esta constitución representa un diálogo entre el Concilio “testigo y expositor de la fe” y la sociedad actual, dando el servicio de respuesta, a la luz de esa fe, a una serie de preguntas que se formulan a veces angustiosamente “…sobre la evolución presente del mundo, sobre la misión del hombre en el universo, sobre el sentido de sus esfuerzos individuales y colectivos, sobre el destino último de las cosas y de la humanidad” (GS 3).Luego de analizar las esperanzas y temores de la humanidad, los cambios profundos que se han operado en materia social, psicológica, moral y religiosa, y de tomar nota, por una parte,  de los desequilibrios del mundo moderno y, por otra, de las aspiraciones más universales de la humanidad, el Concilio fundamenta sus aseveraciones “…en Cristo, muerto y resucitado por todos,…quien existe ayer, hoy y para siempre. Bajo la luz de Cristo,…el Concilio habla a todos para esclarecer el misterio del hombre y para cooperar en el hallazgo de soluciones que respondan a los principales problemas de nuestra época” (GS 10).  Hay que destacar que la Iglesia no aborda estos temas desde la sociología, la antropología o la psicología, sino desde la fe, es decir, desde el patrimonio que le ha sido confiado.
Habla el Concilio sobre la dignidad de la persona humana y sobre las múltiples violaciones a este principio fundamental, sobre la problemática social, política y económica y también sobre el ateísmo.  Pero siempre habla desde la perspectiva de la fe: “La razón más alta de la dignidad humana consiste en la vocación del hombre a la unión con Dios.” Y esta fe debe dar frutos bien concretos: “Urge la obligación de acercarnos a todos y de servirlos con eficacia cuando llegue el caso” (GS 27).
Se centra luego la atención en las relaciones mutuas de la Iglesia y el mundo contemporáneo, destacando tanto la ayuda que la Iglesia procura prestar a cada ser humano, cuanto la que presta a la sociedad en su conjunto y al dinamismo humano en todos los órdenes. También se detiene en la ayuda que recibe la Iglesia del mundo moderno, especialmente con el progreso científico, el renovado interés por el estudio de las diversas culturas, y el desarrollo de instituciones humanas democráticas y estables.Al referirse luego en algunos problemas más urgentes, el Concilio se detiene y profundiza su visión sobre la dignidad del matrimonio y la familia, por el papel nuclear que les toca desempeñar en todo tiempo.
El Concilio define a la Iglesia como “sacramento universal de salvación” (GS 45), razón por la cual su destino está estrechamente imbricado en el de la humanidad entera.Por ello la Gaudium et Spescontinúa analizando el progreso cultural, la vida económica y social, la comunidad política, los pueblos y la paz. A estos temas dedicaremos pues nuestro próximo diálogo entre la fe y la razón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 4 enero 2013 por en Diálogos Fe y Razón, Punto de Vista.
A %d blogueros les gusta esto: