Semanario FIDES

EL DECANO DE LA PRENSA NACIONAL

Valores de un Prócer

Conmemoran nacimiento de Cabañas

Texto: Suyapa Guadalupe Banegas.
Fotos: Marco Antonio Cálix.

Recientemente, con motivo de celebrarse el doscientos cinco aniversario del nacimiento de José Trinidad Cabañas, el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) y  la Secretaría de Educación realizaron un foro sobre “Valores del prócer como ciudadano, estadista y soldado”.
En el foro estuvieron presentes como expositores el Licenciado Miguel Cálix y el General Luís Maldonado Galeas,  ambos conocedores del tema; ellos enriquecieron a los asistentes con sus conocimientos en torno al ilustre prócer, defensor de las ideas liberales y del unionismo centroamericano.
FIDES les presenta a ustedes un resumen de las características de este prócer.

Cabañas como ciudadano
– José Trinidad Cabañas, como ciudadano común, como funcionario público o como militar que fue, siempre se mantuvo como un fiel cumplidor de su deber patriótico y presto a servir a los demás.
– Cabañas se distingue más que por sus éxitos y victorias militares, por su desinterés personal, por su entrega absoluta a la Patria, al grado tal, que fue necesario nombrar una Comisión del Congreso para que fuera a convencerlo a San Miguel, El Salvador, donde estaba emigrado, para que aceptara la Presidencia de Honduras en 1852.
– Nunca, en ningún tiempo, tuvo ambiciones personales. Cuando el Congreso de Honduras decretaba darle una pensión vitalicia, él humildemente la rechazó diciendo: “Todos los ciudadanos tenemos la más estrecha obligación de ser útiles a la Patria y defenderla cuando se vea amenazada de algún peligro…..

Cabañas Estadista
– Después de Morazán, Cabañas es la figura más destacada y radical del Unionismo Centroamericano, luchó junto al héroe en decisivas batallas, compartieron el exilio y retornaron a Centroamérica para defender su dignidad política e integridad territorial.
– Cabañas entendió la  esencia del filibusterismo y lo condenó enérgicamente. Su nombre no sólo es sinónimo de valentía ilimitada como generalmente se piensa, sino de honradez pública.
Hombre de Estado, en el más riguroso sentido de la palabra, Cabañas plasmó en  sus discursos oficiales una visión orgánica y transformadora de nuestra realidad nacional y centroamericana.

Cabañas, el soldado
– Prestó sus servicios a la Patria Grande durante treinta y ocho años, desde su prueba de fuego como soldado raso voluntario en el sitio de Comayagua (1827), hasta su último asalto personal a una trinchera en La Unión, El Salvador, en el cual resultó herido.
– Fue General de División a los sesenta años, el grado no importaba, le bastaba  su ideal.
– En él la lealtad era una virtud encarnada, ya sea enarbolando la bandera de la unión, marchando al lado de su entrañable amigo el General Morazán, hombro a hombro con sus subalternos en el campo de batalla o en lo profundo de sus convicciones republicanas. Nada alteraba su espíritu desprendido.

Información

Esta entrada fue publicada el 25 junio 2010 por en Enfoque.
A %d blogueros les gusta esto: