Semanario FIDES

EL DECANO DE LA PRENSA NACIONAL

Participación social y política de la mujer hondureña

Participación social y política de la mujer hondureña

 

Por: Esther Suyapa Vásquez V.

Máster en Economía y Desarrollo

 En Honduras, la participación de la mujer en política se remonta al año 1954, cuando el Estado reconoció su derecho al voto, y su inclusión no fue un proceso fácil. El mayor avance se produjo en el 2000, cuando se aprobó la Ley de Igualdad de Oportunidades para la Mujer (LIOM).

La norma establece que el Estado garantizará la democracia participativa y el ejercicio pleno de los derechos ciudadanos de hombres y mujeres, en igualdad de condiciones.

También designa al Tribunal Supremo Electoral como responsable de garantizar que dentro de los partidos políticos legalmente inscritos no se discrimine a la mujer, por el contrario, se debe promover su participación.

Esta legislación impulsó una reforma de la Ley Electoral en el 2004, en la que se fijó un mínimo de participación de la mujer de 30 por ciento en la elección de cargos directivos de los partidos, integrantes titulares y suplentes del Congreso Nacional, Gobiernos Municipales y el Parlamento Centroamericano (PARLACEN).

Es importante reconocer que la participación política de la mujer es necesaria para acceder al poder dentro del Gobierno y también para defender los intereses particulares de las mujeres, ya que su participación a la par del hombre, es un camino seguro para reducir la pobreza y pobreza extrema en que se encuentra sumida la mayor parte de la población hondureña.

En el campo jurídico, a través del Congreso Nacional, Honduras aprobó la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), mediante Decreto Número 979 de 1980. También se creó el Instituto Nacional de la Mujer (INAM) bajo el Decreto 232-98, asimismo, se promulgó la Ley de Igualdad de Oportunidades para la Mujer bajo el Decreto numero 34-2000 y la Política Nacional de la Mujer Primer Plan Nacional de Igualdad de Oportunidades, oficializado como Política de Estado a través del Decreto Numero 015-2002. Actualmente está en proceso de implementación el II Plan de Igualdad y Equidad de Género para el período 2010-2022, es decir, que las mujeres contamos con la normativa jurídica suficiente para encaminar un efectivo proceso de participación política.

Otra regulación jurídica es la Ley General de Elecciones o Ley de Organizaciones Políticas, que asegura las condiciones para que la mujer pueda participar en política y en el ejercicio del Poder Público, mediante la toma de medidas eficaces para lograr una distribución equitativa en los cargos de elección popular, acelerando el proceso encaminado a hacer efectivo el ejercicio de los derechos políticos de hombres y mujeres en igualdad de oportunidades.

Para lograr la participación efectiva de la mujer, se estableció una base de treinta por ciento (30%) en forma progresiva, hasta lograr la equidad entre hombres y mujeres, aplicable en lo relativo a los cargos de dirección de los partidos políticos, diputados propietarios y suplentes al Congreso Nacional, al Parlamento Centroamericano, Alcaldes y Alcaldesas, Vice – Alcaldes y Regidores.

A pesar de lo expuesto anteriormente y a lo que establece la Ley de Igualdad de Oportunidades para la Mujer que tiene como objeto “integrar y coordinar las acciones que el Estado y la sociedad civil, tienen que ejecutar para eliminar todo tipo de discriminación contra la mujer”, la participación política de la mujer en las diversas instancias institucionales ha retrocedido, colocando al país por debajo del promedio Latinoamericano, lo que nos obliga a reflexionar con una mirada de género.

¿Por qué es necesaria la mirada de género en la política?

ü  Porque las mujeres somos más de la mitad de la población

ü  Porque existe una brecha de inequidad y desigualdad en el ejercicio del poder que afecta a las mujeres.

ü  Porque las mujeres tenemos igual capacidad y derechos que los hombres

ü  Porque la participación política y ciudadana es un derecho humano

ü  Porque la demanda de la paridad en la cuota de participación política es una propuesta de justicia social para el logro de la equidad,  dado que las mujeres representamos el 51% del Censo Electoral como se aprecia a continuación:

NIVEL NACIONAL

Año Electoral

Total de votantes

Mujeres

Hombres

2009

4,611,211

50.7%

49.3%

2005

3,988,601

50.6%

49.4%

2001

3,448,280

50.4%

49.6%

Fuente: ONU MUJERES Honduras, 2011.

Brechas de Género en la Participación Social y Política de la Mujer

Las Brechas de Género en la Participación Social y Política de la Mujer, es decir, la distancia entre hombres y mujeres se ha ampliado, de acuerdo a los datos registrados en las últimas elecciones generales del 2009, indican que el porcentaje de mujeres electas al Congreso Nacional para el período 2010-2014 bajó a 19.5% frente al 24.2% que alcanzó en las elecciones del 2005.

En el caso de las Diputadas Suplentes, se registró un leve crecimiento de 4.9% respecto al proceso electoral 2006-2010 y de 11.0% en comparación con el proceso 2002-2005, como puede verse en el siguiente cuadro:

Cuadro Comparativo Diputados y Diputadas Electos al Congreso Nacional en los últimos Procesos Electorales

 

Proce-   sos  Electo- rales

 

Diputa- dos Propie- tarios

 

Diputa- dos Suplen- tes

 

Diputa- das Propie-tarias

 

%

 

Diputa- das Suplen- tes

 

%

2002-  2005

119

106

9

7.0%

22

26.8%

2006-  2010

97

101

31

24.2%

27

32.9%

2010- 2014

103

97

25

19.5%

31

37.8%

Fuente: Unidad de Participación Social y Política, INAM.

De las 25 Diputadas Propietarias al Congreso Nacional para el período 2010-2014, el mayor porcentaje lo alcanzó el Partido Nacional con un 60%, seguido del Partido Liberal con un 32%, y la Democracia Cristiana y la Unificación Democrática con un 4%, respectivamente.

Diputadas Propietarias por Partido Político

 Período 2010-2014

Partido Político

Número de Diputadas

Porcentaje

Democracia Cristiana

1

4%

Liberal

8

32%

Nacional

15

60%

Unificación Democrática (UD)

1

4%

Total

25

100%

            Fuente: Unidad de Participación Social y Política, INAM

Respecto a la participación de la mujer en los Gobiernos Locales, el número de Alcaldesas bajó de 27 en el período 2002-2005 a 24 en el 2006-2010, este descenso continuó a 17 en el período 2010-2014, lo que representa una disminución de 5.7% respecto al período anterior.

Las Vice-Alcaldesas se incrementaron en un 26.5% respecto a las elecciones del 2005.  Las Regidoras también aumentaron en 22.4%, estos resultados se aprecian a continuación:

Participación de la Mujer en los Gobiernos Locales

Periodo /Cargo

Alcaldes /as

%

Vice- Alcaldes /as

%

Regidores /as

%

H

M

H

M

H

M

2002-2005

271

27

9.1

262

36

12.1

1540

306

16.6

2006-2010

274

24

8.1

248

50

16.8

1650

349

17.5

2010-2014

282

17

5.7

219

77

26.5

1549

448

22.4

            Fuente: Unidad de Participación Social y Política, INAM.

Mujeres en el Poder Ejecutivo:

De 56 instituciones del Poder Ejecutivo, hay 16 mujeres en cargos de Dirección, lo que representa el 26% de participación de la Mujer.

Mujeres en el PARLACEN:

En el Parlamento Centroamericano (PARLACEN), por parte de Honduras hay 5 mujeres de un total de 21; lo que representa un 29%, en el período anterior solamente teníamos 4 mujeres en este Organismo Regional.

¿A qué obedecen las Brechas de Género en la Participación Social y Política de la Mujer Hondureña?  A diferentes problemas, entre ellos:

En lo personal al trabajo reproductivo (doble y triple jornada para las mujeres con pocos cambios en lo que significa el apoyo doméstico o economía del cuidado), persistencia de una cultura patriarcal en relación a la actividad pública de las mujeres (tener que pedir permisos, amenaza de violencia, poco apoyo), falta de recursos económicos, situación de pobreza, falta de formación académica y política, violencia generalizada.

A nivel social, el entorno cultural que culpabiliza y estereotipa a las mujeres políticas (se les acusa de que abandonan sus responsabilidades en el hogar, son “vagas”, son mujeres “públicas”), falta articulación de los propios intereses de las mujeres y los hombres en las propuestas políticas, relacionadas con edad, etnia, clase social, profesión. Asimismo, falta de apoyo social y credibilidad en las mismas mujeres de manera real.

A nivel de los partidos políticos, no se promueve de forma efectiva la participación de las mujeres (no hay voluntad política), falta de transparencia al interior de los partidos (por eso muchas abandonan el escenario político), violencia política (desvalorizaciones, zancadillas, omisión, burlas, violencia física y amenazas sobre la integridad física y personal), se niega el acceso a recursos económicos para promover la participación política de las mujeres.

Brecha entre el discurso y la práctica, pues no se toma en cuenta la realidad de las mujeres, dado que el problema de las mujeres es un problema de toda la familia (cuidado de hijas e hijos, trabajo productivo y reproductivo), por otro lado, algunas veces se da el abandono del trabajo para atender las agendas de género de los partidos políticos, lo cual afecta la estabilidad laboral de las mujeres que quieren incursionar en la política.

Priorización de los problemas que enfrentan las mujeres políticas:

Tipo de Problema

Porcentaje

Económico

78%

Personal y familiar

75%

Al interior de los partidos políticos y organizaciones sociales.

60%

En el proceso electoral (borramientos, renuncias, conteo de votos)

50%

Conocimiento y capacitación

50%

Marco Jurídico o situación legal

32%

Estrategias e Incidencia Política

25%

Ante esta realidad, es importante enfatizar que las entidades del Gobierno, la Sociedad Civil, la Academia y la Cooperación Internacional dedicadas a divulgar y promover la participación política de la mujer, no tendrán frutos si las mujeres no tienen una educación política permanente, como manifiesta el profesor Gerardo Caetano “habremos avanzado muchísimo cuando los debates de género tengan auditorios donde haya tantas mujeres como hombres.”.

Lo anterior está respaldado en los principios de igualdad entre los hombres y mujeres, donde se supone que deben compartir el poder y las responsabilidades en el hogar, en el lugar de trabajo y, a nivel más amplio, en la comunidad nacional e internacional, por lo tanto, la paridad entre hombres y mujeres es una cuestión de derechos humanos y constituye una condición para el logro de la justicia social, además de ser un requisito previo, necesario y fundamental para alcanzar el desarrollo y la paz de Honduras y el mundo.

About these ads

Un comentario el “Participación social y política de la mujer hondureña

  1. HR
    2 junio 2014

    Las mujeres y los hombres tienen la misma igualdad de derechos!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 9 marzo 2012 por en Actualidad.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.623 seguidores

%d personas les gusta esto: