Semanario FIDES

EL DECANO DE LA PRENSA NACIONAL

Uso inadecuado del Agua

Millonarias pérdidas por uso inadecuado del agua

Por Carlos Ramos.
cramos@fundacioncatolica.org.

A la Señora Vilma Flores, de 50 años de edad, vecina del populoso Barrio La Cabaña,  le toca “madrugar” tres veces por semana para poder conseguir un lavandero en las pilas públicas de este poblado y céntrico barrio de la capital. Los “cerros” de ropa, son la clara evidencia de la necesaria labor, que gracias a esta fuente natural, muchas personas pueden realizar el lavado de las prendas de vestir. A Vilma sus pronunciadas ojeras de desvelo y sus manos aún blancas por la espuma del jabón, prueban las largas y monótonas jornadas de restriegue y enjuague.
Pero, cuenta la entrevistada, que no es por placer que se levanta tan temprano para lavar en el sitio público, sino porque, el agua la “echan” dos veces por semana y por un corto período de tiempo que sólo da espacio para llenar algunos recipientes.
Sin duda, ésta u otras experiencias pueden narrar las más de quinientas mil familias que habitan Tegucigalpa y Comayagüela, que, producto de la “escasez de agua” buscan alternativas para poder adquirir el vital líquido y así suplir las necesidades personales y del hogar.
Según el Ingeniero Ricardo Velásquez, Sub Gerente del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados SANAA, el problema de abastecimiento se refleja en un cincuenta y cuatro por ciento en época de verano, temporada que aún no arrecia con todo su intensidad, pero, que producto del calentamiento global la “crisis” se ha agravado.
“Uno de los puntos primordiales, que probablemente la población no ha asimilado, es el hecho de que Tegucigalpa no cuenta con muchas fuentes de abastecimiento de agua. En ese sentido las actuales fuentes, apenas nos permiten atender la demanda actual en época de invierno, no así en verano. Eso hace que entremos en un período de racionamiento que este momento lo tenemos dos veces por semana, pero con el agravante de que esto se puede incrementar, si el verano arrecia y el invierno llega tarde”.

Colapsan las fuentes de agua
Velásquez, explicó a FIDES que las dos fuentes que sirven de embalse como La Concepción y Los Laureles, representan el ochenta por ciento del abastecimiento a la población, pero que la ayuda que proporciona la de El Picacho y algunas pequeñas estructuras de agua subterránea y en menor medida una naciente de El Chimbo es que se logra suplir a medias la necesidad de agua.
“Con todas estas fuentes, se logra que andemos en el orden de dos metros cúbicos por segundo, cuando deberíamos de estar en una producción por el orden de cuatro metros cúbicos para atender la demanda actual” apuntó el entrevistado.
Vale destacar, que las represas Los Laureles y La Concepción se edificaron como proyectos de emergencia, y han sido subutilizadas por años, porque en realidad nunca fueron diseñadas para cumplir con la demanda creciente de la población de la capital.

Urgen las lluvias
Ricardo Velásquez, con mucha preocupación,  dijo que apremia que el invierno llegue pronto, ya que de no ser así, la crisis se agudizaría cada vez más y si el verano se prolonga, se analizaría “el cierre de operaciones de Los Laureles, con posibilidades de comprometer el embalse de La Concepción para el próximo año. Con esto quiero decir que probablemente la crisis de este año se supere. Sin embargo, si el Fenómeno del Niño se mantuviera y el verano se alarga, tendríamos grandes problemas de suministro de agua para el 2011”.
Actualmente la represa La Concepción  tiene un volumen existente de un cuarenta y cuatro con diecinueve por ciento, esto refleja que está muy por debajo de su capacidad. De igual manera, Los Laureles, que su volumen de almacenaje es de diez con ocho millones de metros cúbicos y tiene cuatro con seis,  apenas un cuarenta y tres con treinta de su embalse.

Derroche de agua
“Somos muy dados a la cultura del derroche y es necesario el aporte de todas las instituciones públicas y privadas, colegios,  universidades para que el sector diversificado pueda insertar dentro del plan educativo social, programas de reforestación a nivel nacional y de formación permanente del uso correcto del agua”, agregó el funcionario.
Asimismo pretenden realizar una campaña de ahorro del agua, que consiste en visitar las escuelas primarias para interactuar con los alumnos e imprimirles la cultura de ahorro, porque el derroche de agua es enorme en los casos: aseo personal, lavado de carros, regado de jardines.
Según datos proporcionados por el funcionario, el derroche del vital líquido oscila en veinticinco por ciento del embalse La Concepción, lo que representa en pérdida nueve millones de metros cúbicos al año por la falta de cultura.
“Es necesario entrar en una revisión de la parte intro domiciliaria, tanto residencial, industrial y comercial, porque creemos que en los sanitarios y lavamanos hay exceso de fuga y que a la larga es agua tratada que no aprovechamos”.
De momento, reconoció el entrevistado, el SANAA mantendrá la calendarización actual, es decir, dos veces por semana. Sin embargo aclaró que existen ciertas obras complementarias en la represa Los Laureles que hay que desarrollar, que si no se hacen este año “los racionamientos se pueden incrementar, inclusive una vez cada quince días. Es una situación dramática que no la quisiéramos” aseveró.

Guacerique II una solución… a largo plazo.
El Sub Gerente reconoció necesaria la construcción de un nuevo embalse para cubrir las necesidades de agua  por el acelerado  crecimiento poblacional de las ciudades de Tegucigalpa y Comayagüela.
“Guacerique II, es una opción, en este momento hemos creado la unidad de proyectos especiales para actualizar los diseños, ya hemos dado las instrucciones. Sin embargo, para evitar los problemas que se han venido presentando durante los últimos dieciocho años, nuestro personal técnico lleva a cabo un estudio de factibilidad de las otras fuentes, en este caso particular del Rio del Hombre y una fuente ubicada al oriente de Tegucigalpa que servirían para llevar el agua o para almacenar unos cuatrocientos ó seiscientos litros por segundo que se inyectarían al embalse de Concepción”.
El Ingeniero explicó que Tegucigalpa, requiere al menos de dos embalses más que tengan una capacidad de producción de dos a dos y medio metros cúbicos por segundo. Esto, según el experto, garantizaría el suministro a los más de treinta barrios y  colonias con serios problemas de agua.
Despertar la conciencia en la población del cuidado del vital líquido es la tarea permanente, que debe resonar constantemente en los jardines de niños, escuelas, colegios, universidades, oficinas instituciones de gobierno y privadas. El panorama es claro, de continuar dándole mal uso al vital liquido, en pocos días podríamos tener una crisis de proporciones enormes en donde las vertientes naturales serán insuficientes para cubrir las necesidades de muchas familias capitalinas.

La frase
“Esperamos que el invierno llegue los primeros días del mes de Mayo porque de esta manera garantizaríamos, siempre un racionamiento de dos veces por semana, mientras no logremos estructurar el futuro embalse Tegucigalpa”.

About these ads

Información

Esta entrada fue publicada el 26 febrero 2010 por en Arquidiócesis.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.435 seguidores

%d personas les gusta esto: